domingo, 14 de septiembre de 2008

Luz


Hoy iniciaste un viaje sin retorno, a otro sitio que me gusta creer que está lleno de flores, césped y mucho, pero mucho sol que era lo que más te gustaba.
Llegaste a nuestras vidas hace ocho años y fuiste una gran compañera, cariñosa, fiel, juguetona, con una mirada que lo decías todo.
Decir adiós duele y mucho. Seguramente ya te encontraste con Samantha y empezarán a corretear por otros lados y contentas.
Hoy estoy muy triste porque imaginé que estaríamos juntas muchísimos años más, pero no vale la pena buscar un por qué.
Mi homenaje a una amiga, Luz 26/5/2000 -- 14/9/2008

Miriam E. Orlando